Terapia ocupacional infantil - Centro Hitos Coruña

621 045 729

Tabla de contenidos

Explorando los Alimentos desde una Perspectiva Sensorial.

En un centro de terapia ocupacional infantil, la alimentación no es sólo una cuestión de nutrición, sino también una experiencia rica y variada desde una perspectiva sensorial. La terapia de integración sensorial se enfoca en cómo percibimos e interpretamos los diferentes estímulos que nos rodean, y los alimentos son una fuente común de estímulos sensoriales. La textura, el sabor, el olor y la apariencia de los alimentos pueden desencadenar una serie de respuestas sensoriales en los niños.

En el ámbito de la terapia ocupacional en integración sensorial, los terapeutas dedicados a trabajar con niños a menudo observan que las experiencias sensoriales durante las comidas pueden influir significativamente en el comportamiento y en las habilidades de alimentación de los pequeños. Por ejemplo, un niño puede rechazar alimentos con ciertas texturas o sabores, no por una preferencia gustativa, sino debido a una sensibilidad sensorial subyacente.

La textura de los alimentos juega un papel crucial. Al explorar los alimentos desde una perspectiva sensorial, se puede logar una mejor integración sensorial al exponer a los niños a una variedad de texturas: crujientes, suaves, rugosas, líquidas, etc. Al hacerlo, se busca que los niños se sientan más cómodos y seguros al interactuar con diferentes tipos de alimentos.

El sabor es otro aspecto esencial. Los terapeutas ocupacionales utilizan la terapia de integración sensorial para ayudar a los niños a adaptarse a una gama más amplia de sabores. A través de exposiciones controladas y mejoras sensoriales graduales, los niños pueden aprender a aceptar y disfrutar una mayor variedad de alimentos, ampliando su dieta y mejorando su nutrición.

El olor y la apariencia también tienen un impacto significativo. Un centro de integración sensorial puede trabajar con los niños para que se familiaricen y se sientan más cómodos con el olor de diversos alimentos, lo cual puede ser un primer paso determinante para que un niño acepte probar un nuevo alimento. La presentación visual de los alimentos puede ser igual de importante, ya que el color y la forma pueden influir en la disposición del niño para comerlos.

Para niños con trastornos del procesamiento sensorial, a veces es necesario combinar estas estrategias con terapias asistidas con animales. Por ejemplo, la terapia asistida con perros puede proporcionar una fuente adicional de apoyo emocional y sensorial. La diversión y el confort que sienten los niños al interactuar con los perros pueden facilitar un entorno más relajado y receptivo para enfrentar nuevos desafíos alimenticios.

La terapia asistida con caballos o incluso con otras mascotas puede ofrecer beneficios similares. La interacción con los animales no solo facilita la integración sensorial en contextos alimentarios, sino que también promueve la confianza y la relajación, lo que puede ser vital para niños que enfrentan dificultades sensoriales en otras áreas de su vida.

En conclusión, explorar los alimentos desde una perspectiva sensorial es una estrategia fundamental en un centro de terapia ocupacional infantil. A través de la combinación de terapias de integración sensorial y, en algunos casos, la terapia asistida con animales, los niños pueden aprender a manejar mejor sus sensibilidades y desarrollar hábitos alimenticios más saludables y variados.

Artículos relacionados

El contenido de estos artículos tiene un propósito puramente informativo y es importante recordar que cada situación es única. Para obtener asesoramiento específico y adaptado a sus necesidades, recomendamos encarecidamente ponerse en contacto con un profesional de nuestro Centro de Terapia Ocupacional Infantil.

Publicaciones recientes